Página 1 de 1

Aguilera, Juan Miguel & Redal, Javier - Akasa-Puspa 3 - El Refugio

NotaPublicado: 16 Nov 2019, 11:04
por JuanDeLezo
El Refugio

Aguilera, Juan Miguel & Redal, Javier
Saga: Akasa-Puspa - 3
Título: El Refugio
Autor: Aguilera, Juan Miguel & Redal, Javier
ISBN: 9788440647498
Año de publicación: 1994
Primera edición: 1994
Colección: Nova ciencia ficción (Ediciones B), 65
Nº de páginas: 432
Recomendado por: JdL
Calificación: Imagen 7,46
Popularidad: 22 votos

2024 d. C.: Un heterodoxo arqueólogo jesuita descubre en Marte las ruinas de una civilización desaparecida.
2029 d. C.: Sobre el lecho seco del mar de Aral, en el centro de la meseta de Ustyurt, aparece una forma de vida vegetal no terrestre.
2034 d. C.: Una inimaginable catástrofe cósmica se abate sobre la Tierra.
2039 d. C.: La humanidad diezmada se esfuerza por salir adelante, mientras una expedición espacial parte en busca de los culpables del Exterminio. En el curso de su viaje descubrirá una amenaza que empezó millones de años atrás.
Aguilera y Redal, autores de la inolvidable Mundos en el abismo, han creado una interesante novela que une el enfoque ameno de la space opera con la riqueza especulativa de la mejor ciencia ficción hard. La tesis central y las sorprendentes visiones de la biotecnología, de la comunicación con otras especies, y del pasado y futuro de la humanidad convierten esta obra singular en un hito indiscutible.
El refugio es una maravilla de imaginación especulativa que establece de forma definitiva la mayoría de edad de la ciencia ficción española. Una novela bien construida y trabajada que se atreve a emular, y superar con éxito, a autores clásicos como Arhtur C. Clarke o Gregory Benford.
En la historia de la ciencia ficción española habrá un antes y un después de El refugio.




Información de la colección

Akasa-puspa es un cúmulo globular que sirve de escenario de la mayor parte de la obra conjunta de Juan Miguel Aguilera y Javier Redal. En ella se ambientan obras como MUNDOS EN EL ABISMO, HIJOS DE LA ETERNIDAD (y lógicamente su refundido; MUNDOS EN LA ETERNIDAD), MALEFICIO, EN UN VACÍO INSONDABLE o MUNDOS Y DEMONIOS.

Las principales características de los cúmulos globulares son la corta distancia a la que se encuentran sus estrellas, incluso muy inferior a un año luz, y la pobreza en metales pesados de las mismas a causa de su gran antigüedad, lo que supone su nula capacidad para sustentar la vida. Akasa-puspa es una excepción; abundan los soles ricos en elementos pesados y los planetas habitados... por humanos. Ni los científicos de Akasa-puspa ni los religiosos se ponen de acuerdo a la hora de emitir una teoría plausible para explicar estos hechos extraordinarios. Además, existe otra asombrosa característica en los planetas habitados que no hace más que aumentar el misterio: en cada uno de ellos se encuentra una Babel, un ascensor espacial que resulta ser el único medio para poder dar el salto entre las estrellas.

Las babeles y la cercanía entre estrellas hace que en Akasa-puspa los viajes espaciales sean algo cotidiano, ya sea en las rápidas naves de fusión del Imperio o en los más lentos pero igualmente efectivos veleros solares de la Utsarpini o la Hermandad. Además, existe un ingenioso método de abastecimiento y transporte, el Sistema Cadena, que gracias a naves no tripuladas, los rickshaws, une hasta los mundos más alejados del cúmulo.

En Akasa-puspa, además de los humanos, existen varias razas alienígenas que sorprendentemente sólo desarrollan su actividad en el espacio; los agresivos y peligrosos angriffs y los semi-inteligentes colmeneros. Los orígenes y motivaciones de ambas razas son otro misterio sin resolver. Los angriffs se dedican a la piratería, mientras que los colmeneros conviven pacíficamente con los humanos, a los que prestan pequeños servicios a cambio de equipamiento. Por si esto fuera poco los juggernauts, enormes seres a medio camino entre planta y animal, recorren Akasa-puspa alimentándose plácidamente del hidrógeno interestelar.

La proximidad entre planetas, además de facilitar el comercio y el intercambio fluido, permite también desarrollar toda actividad típicamente humana; guerras, colonizaciones, conquistas, saqueo, diplomacia, lo que da pie a episodios de una épica singular y extraordinarias aventuras.