Fraser, George MacDonald - Harry Flashman 13 - Flashman a la conquista de Abisinia

 Búsquedas
 Índice Cómics

Fraser, George MacDonald - Harry Flashman 13 - Flashman a la conquista de Abisinia

Notapor JuanDeLezo » Jue, 08 Dic 2016, 11:17

(AUDIO)


Saga: Harry Flashman - 13
Título: Flashman a la conquista de Abisinia
Autor: Fraser, George MacDonald
UUID: edb8454e-414b-4feb-beb7-358d472917b7
Primera edición: 2006
Título original: Flashman on the march
Colección: Las Aventuras de Harry Flashman, 13
Tamaño: 71045Kb.
Recomendado por: JuanDeLezo
En octubre de 1862, el emperador de Etiopía mandó una carta a la reina Victoria en la que le ofrecía una alianza y, tras dos años esperando respuesta, decidió encarcelar al representante británico como venganza. Este incidente diplomático, que desencadenó el envío de una expedición militar angloindia formada por 32.000 hombres y encabezada por sir Robert Napier, es el punto de arranque de la nueva y esperada aventura de Harry Flashman, el canalla más encantador que imaginarse pueda.
En el estilo absorbente e inconfundible que le ha hecho famoso, George MacDonald Fraser narra las aventuras militares y amorosas de un personaje inolvidable, en esta ocasión en una misión secreta en la que no tardan en salirle al paso aguerridas reinas africanas.



Debe registrarse para ver este enlace. Gracias por su visita.
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 1984
Registrado: Vie, 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 7 veces
Agradecimientos recibidos: 1516 veces
Sexo: Hombre

Re: Fraser, George MacDonald - Harry Flashman 13 - Flashman a la conquista de Abisinia

Notapor JuanDeLezo » Jue, 08 Dic 2016, 11:20

En las campañas cubiertas por las doce primeras entregas de estos diarios autobiográficos (Afganistán, la Primera Guerra Sij, Crimea, el Motín de la India, la expedición de Brooke contra los piratas de Borneo, la marcha a Pekín, la derrota de Custer en Little Big Horn...), sir Harry Flashman, Cruz Victoria, etcétera, el renombrado héroe y cobarde Victoriano, siempre se encontraba en pleno corazón de la acción o muy cerca, testigo a su pesar, a menudo cínico, de personas y acontecimientos, e incómodamente consciente de la historia que se desarrollaba ante sus ojos.
No ocurrió lo mismo en la Guerra de Abisinia en 1868, sin duda la más extraña de todas las campañas imperiales. El ejército británico-indio invadió entonces uno de los países menos conocidos y más peligrosos de la tierra, y frente a unos riesgos aparentemente insuperables y las predicciones de un fracaso seguro, consiguieron penetrar y abrirse paso hasta su objetivo a través de un territorio salvaje y sin caminos, lleno de abismos rocosos y montañas escarpadas, hicieron lo que tenían que hacer y se fueron de nuevo sin sufrir apenas bajas. Quizá no hubo nunca éxito semejante en toda la historia de la guerra. Costó doce mil hombres, una flota potente, nueve millones de libras (por aquel entonces, una suma vertiginosa), una organización meticulosa, aunque algo extravagante, y un notable y viejo soldado... y todo ello para rescatar a un pequeño grupo de ciudadanos británicos a los que mantenía cautivos un rey africano monstruosamente loco. «¡Qué tiempos aquellos!», citando a Flashman.
Pero si bien no desempeñó papel alguno en la campaña en sí, Flashman siguió siendo en este caso un elemento vital del cual dependía el éxito o el fracaso. La misión de inteligencia que llevó a cabo le hizo correr una serie de espantosos peligros (algunos de ellos nuevos para él) en una tierra misteriosa y desgarrada por la guerra, llena de traiciones, intrigas, castillos solitarios, ciudades fantasmas, las mujeres más bellas (y salvajes) de África y acabar por fin en manos de un tirano demente en su fortaleza, lejos del mundo conocido. De todo ello deja constancia con su acostumbrada sinceridad y desvergüenza, y, gracias a la luz que arroja sobre un capítulo único de la historia imperial, nos invita a realizar una comparación con días posteriores, menos gloriosos.
Porque la historia de Flashman trata de un ejército británico enviado por una causa buena y noble, por un gobierno que sabía lo que era el honor. No fue enviado sin desvaríos iniciales ni dudas en los más altos niveles, y no se hizo hasta que desapareció cualquier esperanza de una solución pacífica. El estigma del desastre planeaba sobre la empresa, pero el público británico no tenía duda de que era justa. No servía a vanidad ni interés político alguno. Se realizó sin retórica mesiánica. No hubo falsas excusas, ni engaños, ni maniobras de encubrimiento, ni mentiras: sólo la decisión honrada de llevar a cabo la primera obligación de un gobierno, es decir, proteger a sus ciudadanos, al precio que sea. Citando a Flashman de nuevo, «¡Qué tiempos aquellos!».
Como en los diarios anteriores, yo me he limitado a corregir la ortografía, que en este caso suponía la unificación de las extravagantes versiones de los nombres abisinios.
G. M. F.
Imagen


"A los españoles les gusta renegar de su país y de sus instituciones, pero no permiten que lo hagan los extranjeros." - Napoleón Bonaparte
Avatar de Usuario
JuanDeLezo
Editor
Editor
 
Mensajes: 1984
Registrado: Vie, 12 Oct 2012, 21:29
Agradecimientos dados: 7 veces
Agradecimientos recibidos: 1516 veces
Sexo: Hombre


Volver a Aventuras

 Ebooks Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Premios Nebula Silicon 2 7380
Nota Premio Locus. Fantasia Silicon 4 7538
Nota Premios Hugo Silicon 7 8943
 Audios Recientes
Título del temaPublicado porComentariosVistas
Nota Nueva sección AUDIOLIBROS Heathcliff 0 6951

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado